Todo lo que debes saber para cuidar tu piel después de los 40

Todo lo que debes saber para cuidar tu piel después de los 40

Es bien sabido que la piel, después de los 40 años, pierde gran parte de su colágeno y de su elastina lo cual produce ciertas arrugas que, si no las evitamos, pueden ser difíciles de ocultar en un futuro próximo. Por fortuna, gracias al avance de la ciencia en lo que respecta a la cosmética y al cuidado personal, es posible tener una piel magnífica a cualquier edad.

El dermatólogo Howard Murad nos brinda una serie de consejos que nos ayudarán a tener una piel suave, tersa y lisa por mucho tiempo. Son cambios sencillos en nuestra dieta que repercutirán en la salud de nuestra piel como no te imaginas, ¡sigue leyendo!

El colágeno es muy importante

El colágeno es una proteína que compone un gran porcentaje de la piel. A partir de los 25 años nuestro organismo deja de producirlo por lo que es importante que lo incorporemos en nuestra dieta. Algunos de los alimentos en los que abunda este compuesto son las fresas, los kiwis, las espinacas y también los pimientos rojos y verdes.

Consume Omega 3

El Omega 3 es un ácido graso que reduce el colesterol y también los triglicéridos. Pero, además de tener esas bondades, también ayuda a que la piel se vuelva mucho más resistente ante la contaminación del exterior que pueda dañarla. Este ácido graso se encuentra principalmente en algunos tipos de pescado como el salmón y el atún. También lo puedes encontrar en la soja, las nueces, las coles, el aceite de oliva y en las semillas de chía.

Dile no al azúcar

El azúcar no solo engorda sino que también hace estragos en la piel. Lo ideal es que lo elimines poco a poco de tu dieta, sobre todo cuando se trata de alimentos procesados y que lo remplaces por algún tipo de endulzante natural como la miel o el stevia.

Incorpora carotenos a tu dieta

Los carotenos o carotenoides son pigmentos vegetales que protegen las células de la piel de los radicales libres y que cuenta con un alto contenido de vitamina A. Se trata de un componente que es fundamental para la buena salud de la piel y que además, si lo consumes, ¡lograrás un bronceado parejo y duradero! Esta vitamina se encuentra en las zanahorias, en el zapallo, en el melón, en los tomates en la sandía y en la toronja.

Usa mascarillas caseras

No solo podemos cuidar nuestra piel consumiendo alimentos sanos. También podemos incorporar el uso de algunas mascarillas caseras que podemos hacer con cosas que tenemos en casa. Aquí te dejamos algunas…

Mascarilla para tener la piel siempre suave

Ingredientes

1 cucharada de yogur natural sin azúcar

1 cucharadita de miel

Algunas gotas de jugo de limón natural

Preparación

Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una pasta y espárcela por tu rostro. Espera 30 minutos y retira la mascarilla con la ayuda de agua tibia. Seca con una toalla suave dando pequeños golpecitos sobre tu rostro.

Mascarilla para decirle adiós a la piel muerta

Ingredientes

Un pocillo de azúcar moreno sin refinar

½ pocillo de aceite de oliva o de coco

Opcional algunas gotas de esencia de lavanda o de la que prefieras para perfumar.

Preparación

Mezcla los ingredientes y usa la mascarilla después de lavar tu rostro con agua caliente realizando pequeños movimientos circulares.  Esta preparación también sirve para exfoliar la piel del resto del cuerpo.

Mascarilla para la piel seca

Ingredientes

½ aguacate (palta)
1 cucharada de aceite de oliva

Preparación

Mezcla el aguacate con el aceite de oliva hasta lograr una pasta homogénea y aplícala en tu rostro por 15 minutos. Pasado ese lapso de tiempo enjuaga tu piel con agua tibia.

Mascarilla para pieles grasas

Ingredientes

2 cucharadas de avena
Agua, cantidad necesaria

Preparación

Mezcla ambos ingredientes hasta formar una pasta. Extiéndela por tu rostro y deja que actúe por 15 minutos. Finalmente enjuaga con agua tibia. Nota: esta mascarilla se puede usar para pieles secas si remplazas el agua por leche entera.