Erika Mejía y la versatilidad como secreto para el éxito

Erika Mejía

Erika Mejía es una emprendedora nata, con una visión clara y una pasión por involucrarse en proyectos que le permitan desarrollar su versatilidad para crear servicios y experiencias únicas

Erika es una verdadera fuente de inspiración. Fundadora de Lovely Roses, una empresa de flores de lujo que ha logrado conquistar el mercado de la floristería en EE. UU. Además, lidera la agencia de empleos World Staff, con sedes en más de 10 ciudades del país. Junto a su pareja, ha creado negocios exitosos que abarcan desde una agencia de automóviles, talleres mecánicos y empresas de transporte, hasta su último emprendimiento, “Mi Querencia”, un restaurante de carne.

Nacida y criada en Honduras, se mudó a Estados Unidos hace 16 años en busca de nuevas oportunidades. Al llegar, trabajó en diferentes empresas y adquirió experiencia en el mundo de los negocios. Comenzó su carrera como florista trabajando en un pequeño negocio local, donde aprendió todo lo que necesitaba saber sobre la industria de las flores.

“Siempre me quedó la inquietud de cómo lograr una técnica que haga que un concepto tan hermoso como un ramo de rosas, no dure tan poco. Siete años más tarde creé Lovely Roses, luego de prepararme y aprender sobre la técnica para que las rosas se conservaran en el tiempo, y eso es una de las cosas que nos diferencia en nuestra oferta de servicio”. 

¿Cómo logras ser tan versátil, y a la vez exitosa?

Siempre saco tiempo de algún lado, no dejo nada para después. Pero mi gran secreto es el trabajo en equipo, para mí es fundamental. También cuento con el apoyo de mi pareja y socio, juntos somos imparables.  

¿Qué le aconsejas a las personas que desean emprender un negocio por primera vez? 

Mi recomendación es que busquen un negocio de servicios, donde no tengan que comprometer tanto capital y puedan recuperar la inversión más rápido. 

¿Cómo sigues tu intuición en los negocios?

Creo que nada es predecible. Simplemente me arriesgo. Una vez que te lanzas, tienes que ver si quieres caerte o volar. 

¿Cómo te motivas en los momentos difíciles?

Me arreglo lo mejor que pueda, me pongo mis mejores tacones y mi cartera favorita y salgo a pasar un buen rato para despejarme. Verme bien me empodera. 

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Mi padre siempre me decía que disfrutara sin culpa del fruto de mi trabajo. Yo tengo asegurado el futuro de mis hijos, pero no me privo de nada. La vida es para vivirla, y más si esos placeres vienen de tu esfuerzo.